Esta es una historia singular. Una novela que mezcla varios géneros como ciencia-ficción, fantasía oscura y terror, publicada con un gusto exquisito en 2020 por Cazador de Ratas, con unas fantásticas ilustraciones de Héctor R. Asperilla. La edición en tapa dura, que es la que poseo, es sencillamente preciosa.

La sinopsis ya nos adelanta y avisa un poco sobre ese mestizaje de géneros

«No es Ciencia Ficción, pero casi. Es, tal vez, Fantasía Oscura, pero quizás no. Tiene, aquí y allí, gotas de Terror y Gore. Quizás, también, se pueda encontrar una mezcolanza entre género Z y Vampírico… Incluso, hay elementos provenientes del Manga-Anime. Neopiel es una loca hibridación en donde los vestidos a medida, de forma inquietante, tienen una confección especial; un regalo de consecuencias impredecibles; una crítica a la cultura de la belleza.

Además, hay mucha sangre…»

Esta enigmática sinopsis no nos ayuda a saber un poco de qué va la novela. Tan solo las últimas frases nos dan alguna pincelada, sobre todo la penúltima: “una crítica a la cultura de la belleza”, que toma sentido a medida que avanzamos en la historia.

La novela nos sitúa en un futuro indefinido, aunque creo que no muy lejano, y nos habla de Simone, una chica que ha crecido con una malformación en la cara y que la hace parecer un bicho raro a los ojos de una sociedad demasiado preocupada en la apariencia. Curiosamente, y acorde con esta sociedad, sus padres son adictos a la cirugía estética y parecen estar luchando de forma constante por unos cuerpos perfectos. Son ellos los que la llevan a Felicity, quizá el mejor y más grande centro de estética del momento. Allí conocerá a Silvana, una mujer muy especial que le prometerá algo que, a simple vista, parece imposible.

Así comienza una novela en la que se entrelazan con total normalidad vampiros, zombis, criaturas hermafroditas e incluso nazis. Narrada de una forma muy cinematográfica que me ha encantado y con la que vas descubriendo las estancias, la atmósfera y las emociones de los personajes poco a poco, mientras te vas montando la película en tu cabeza.

Como bien avisa la sinopsis, hay mucha sangre. De hecho, existen algunas escenas que quizá sean demasiado fuertes para alguien muy sensible, aunque creo que la mayoría las disfrutarán, como lo he hecho yo. Creo que la propia historia y el carácter de algunos personajes necesitan de estas escenas y que la novela se quedaría un poco coja sin ellas.  

En definitiva, una pequeña joyita literaria, llena de contrastes, que no debería faltar en tu estantería.

Podéis encontrarla en este enlace: Neopiel

Deja un comentario