Despertó en mitad de la noche. La tela de la tienda de campaña le presionaba la cara. Se apartó, revolviéndose dentro del saco de dormir. Notaba como algo aplastaba la tienda desde fuera. Palpó a tientas y comprobó que había gente empujando.

Gritó a sus amigos que pararan, como broma ya estaba bien. Le respondieron unos gemidos aterradores. Su pulso se aceleró. La cremallera del saco se atascó. Apenas veía. La tela se rompió antes de que consiguiera salir de la tienda y un montón de malolientes zombis cayó sobre él. No podía escapar. Era hombre muerto.

********************************************

Este microrrelato se quedó en tercer lugar en el concurso que llevó a cabo Jordi Rocandio hace unos días en Twitter. Gané un ejemplar de su obra Camping mortal (aunque yo ya me había hecho con uno en preventa 🙂 ) , que ya he empezado a leer y del que pronto os hablaré por aquí.

Si os ha gustado el relato y os apetece leer algunos más, pinchad aquí para acceder al blog de Jordi, donde están publicados todos los relatos que participaron, incluidos los ganadores.

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .