Si dijera que sentí dolor mentiría. No sentí nada, fue como agujerear la piel de otro, como cuando hacía prácticas de enfermería con el brazo de mi hermanita. Creo que he tenido suerte. Ese extraño virus ha acabado con todos, hordas de zombis asolan la ciudad, no tengo a nadie con quien hablar, a quien amar, con quien envejecer. Estoy solo. Un ataque de apendicitis en estos momentos ha sido lo más inoportuno que podría ocurrirme. Pero el destino ha querido que sea cirujano y que me haya escondido en una licorería. Ya no siento dolor… ya nada me importa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .