Pronto amanecerá. Todos duermen, mojados. No hay luna; solo veo oscuridad a mi alrededor. Ahmed no deja de temblar. Lo intento cubrir con mi cuerpo para darle calor, ¡lo noto tan frágil entre mis brazos! Es solo un niño, ni siquiera entiende lo que pasa. Aguanta un poco más, hijo mío, sé fuerte. Solo una noche más, ya estamos cerca; mañana avistaremos tierra, te lo prometo. Sobreviviremos. Pronto amanecerá.

———————- o ———————-

Este microrrelato fue seleccionado por la editorial Diversidad Literaria para ser incluido en la antología de microrrelatos El Búnker Z, que fue publicado en 2016.

3 comentarios

Deja un comentario